Infancia ...

Los padres de Helena se conocieron en una localidad cercana de Dab sobre el Ner, donde en 1892 recibieron el sacramento del matrimonio. Pocos años después de la boda compraron un pequeño trozo de tierra en el pueblo de Glogowiec donde con sus propias manos construyeron la casa de piedra blanca característica para esta zona, entretejida con una pequeña cantidad de ladrillos.

Hoy en día, esta casa de la familia de Santa Faustina, que es propiedad de la Parroquia, es refugio de la oración en los corazones de los peregrinos, pidiendo a la Mística de Glogowiec para interceder por sus familias, confiando misterios dolorosos de la vida.

La casa estaba cubierta con un techo de paja, tenía una habitación, cocina, pasillo y el taller de carpintería, donde trabajaba Stanislaw. Cerca de casa había un pozo, panadería, en la que Marianna horneaba olorosos panes sobre las hojas de arctium; jardín con varios tipos de flores y árboles frutales en flor durante la primavera. En uno de ellos había una placa – la inspiración para orar para la pequeña Helena.

Desde muy temprana edad Helena se caracterizaba por una afición a la oración. En el séptimo año de su vida, oyó en su corazón la voz de Dios que la llamaba a la vida más perfecta. Fue durante la oración de la tarde de la Iglesia – las vísperas, en la iglesia parroquial, ante el Santísimo Sacramento expuesto para la adoración (Diario 1404).

A los siete años oí por primera vez la voz de Dios en el alma, una invitación a una vida más perfecta, pero no siempre he sido obediente a la voz de la gracia. No he conocido a nadie, quien me explicara estas cosas.
(Diario 7).

Cuando tenía nueve años vivió su primera confesión y la primera comunión. El sacramento Roman Pawlowski le dio los sacramentos, siendo un testigo silencioso de esos momentos el confesionario del siglo XIX conservado de aquellos tiempos. El padre Roman fue fusilado por los alemanes al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. El lugar de la ejecución fue el mercado de Kalisz, frente a la basílica de San José. Vale la pena recordar que los otros tres parroquianos que trabajaban antes de la guerra en Swinice Warckie, fueron asesinados por los nazis: dos de ellos fueron gaseados en el campo de concentración alemán en Dachau.

En la memoria humana ha sobrevivido la historia de la pequeña Helena, regresando después de las celebraciones de primera comunión de vuelta a casa Una vecina, al ver que la niña iba sola de la iglesia a la casa, expresó una gran sorpresa. – ¡No voy a solas! ¡Voy con Jesús! Nuestra amiga escuchó una respuesta tan madura de la boca de una pequeña Santa.

Un impacto profundo en la fe de Helena lo ejercían sus padres, especialmente el padre. Escuchando los registros del “Diario” podemos decir que el padre fue para su familia un sacerdote, que mostraba el camino a la salvación, la cabeza de la familia, consciente de la dignidad y la responsabilidad ante Dios por su vocación.

La alabanza profunda de la oración por el padre ha sido registrada en el “Diario”, en las páginas que describían la visita que le dió Sor Faustina a su madre moribunda. Cuando Jesús milagrosamente, a través del ministerio de su Elegida, curó a la Marianna muy enferma, viendo esta gran señal de Dios, todos los reunidos en la casa de Glogowiec se pusieron de rodillas. En cuanto a su padre, Faustina expresó reconocimiento inusual que para los maridos y padres que visitan el santuario del bautismo de la Apóstol de la Divina Misericordia debe ser un estímulo para la reflexión profunda.

Cuando vi a mi padre ororar, me dió mucha vergüenza que después de tantos años en el convento no fuera capaz de orar con tanta sinceridad, por lo que continuamente doy gracias a Dios por esos padres.
(Diario 398).

Al final de la estancia en la casa familiar en 1935, en el templo parroquial Sor Faustina agradeció a Dios todas las gracias que había recibido aquí. Entonces Jesús Misericordioso le dijo estas significativas palabras, inscritas en el arco iris de la iglesia.

Helena Kowalska – known in the convent as Sister Mary Faustina – was the third of ten children of Stanisław (d.1946) and Marianna (d.1965).

Helena’s birth certificate is written in Russian as it was a time of partitions. Under the birth certificate one can see a clear and legible signature of Helena’s father, which testifies to the fact that he was literate.

Copyright © 2016 - Sanktuarium Urodzin i Chrztu św. Faustyny Kowalskiej